Distribución de los ingresos, el debate que plantea Cristina Kirchner

Punto Panorámico

7 de noviembre de 2022

Voy a hacer lo que tenga que hacer para lograr que nuestro pueblo vuelva a organizarse en un proyecto de país que vuelva a recuperar la ilusión y la alegría”. La reaparición en público de Cristina Kirchner este viernes volvió a sacudir la arena política. Con un tono que es posible leer también en clave electoral, la vicepresidenta volvió a marcar una de sus grandes preocupaciones: el rumbo de la economía, sobre todo en la previa de un año electoral y en medio de las internas al interior del Frente de Todos.

Invitada para cerrar el plenario de delegados de la Unión Obrera Metalúrgica en la ciudad bonaerense de Pilar, Cristina puso el acento en un tema clave: la distribución de los ingresos, en un contexto complejo para la economía argentina. Las proyecciones marcan que el país crecerá en 2022 un 4 por ciento, y si bien buena parte de los sindicatos cerraron paritarias por encima del 90 %, el desajuste inflacionario hace estragos en los bolsillos.

La mirada de CFK lejos está de ser una novedad. A finales de 2020, en un acto que encabezó junto a Alberto Fernández y Sergio Massa en La Plata, la vice había marcado su inquietud respecto a la distribución: “Sergio decía que la economía va a crecer en 2021. Pero ojo, yo no quiero que ese crecimiento se lo queden tres o cuatro vivos nada más”, afirmaba hace casi dos años.

Ahora, Cristina fue más enfática: “Nunca ha habido una participación tan baja de los trabajadores en el PBI como la que estamos teniendo hoy, absolutamente regresiva”. En esa línea, insistió en la necesidad de un aumento de suma fija que “vuelva a darle capacidad al salario de los trabajadores”. Por ahora en el Gobierno no hubo más que versiones cruzadas que se acumulan desde hace semanas. Ayer, el Presidente anticipó que se estudia un bono para fin de año o suma fija.

La diferencia no es menor: la suma fija se incorporaría a los salarios de forma permanente, mientras que el bono sería una medida más de urgencia. Alberto dijo que comparte el planteo de Cristina respecto a la recomposición de los ingresos. “El tema es dónde hacer el corte, no es un tema fácil de resolver”, señaló, en referencia a cuál sería el tope de salarios a quienes les correspondería la asistencia. Por ahora, solo palabras.

Distribución de ingresos

Cristina insiste desde hace tiempo en que se debe corregir la mala redistribución de ingresos. Uno de los economistas a los que más escucha la vice, Hernán Letcher, – a quien propuso para ocupar al inicio de la gestión la Secretaría de Comercio – acaba de publicar un informe en el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) en el que advierte que la contribución de los asalariados al PBI cayó un 6,9 % desde 2016 hasta la primera etapa de 2022.

La aceleración, precisa, fue mayor en el período macrista. De acuerdo con los datos que el CEPA dio a conocer minutos después de que finalizara el discurso de Cristina el viernes, entre 2016 y 2019 la caída fue de 4,8 puntos, mientras que tras la asunción del Frente de Todos el retroceso fue de 2,1 puntos porcentuales.

Lo que decimos de la recuperación del salario tiene que ver con que se vuelva a pagar el salario de acuerdo a la productividad también, y es algo por lo que tienen que luchar los sindicatos”, remarcó la vicepresidenta. “La suma fija no va en detrimento de las paritarias”, lanzó CFK, que buscó marcarle la cancha a un sector de la CGT que presionaba para que la recomposición sea a través de paritarias y no con un bono.

La crítica de Cristina no solo fue hacia al interior de su gobierno. “Estamos ante mercados absolutamente concentrados, con cadenas de valor que hacen valer su poder en la distribución del ingreso”, señaló.

Según los datos del CEPA, si se excluye al sector público, la caída de participación de los trabajadores asalariados en el ingreso muestra un retroceso que asciende a 6,5 puntos. El informe además precisa la tarea que más cayó entre 2016 y 2022 fue la enseñanza privada, con un derrumbe del 28,5 %, que durante la gestión de Mauricio Macri se desplomó un 28,1 %, y durante la de Alberto, un 0,4 %.

El planteo de Cristina y el informe del CEPA desnudan una realidad compleja: el crecimiento económico es innegable, sobre todo en 2021, cuando la economía creció diez puntos respecto a un 2020 paralizado por la pandemia de Covid. En 2022, con guerra y una crisis global, el FMI y el Banco Mundial proyectan que la Argentina crecerá 4 puntos. La industria viene en franca recuperación, igual que el consumo – ahora un poco estancado – y la generación de puestos de trabajo. La inflación descontrolada agitada por formadores de precios se quedan, como nunca, con cualquier intento de recuperación de los ingresos.

El dato del CEPA precisa también que la incidencia de los ingresos en el PBI de la industria manufacturera cayeron casi un 13 por ciento, mientras que en el caso del comercio mayorista, minorista y reparaciones, la caída fue del 10,4 %. En todos los casos, el desplome es mayor durante la gestión macrista, lo que enciende una luz de alarma, además, respecto a por qué el gobierno no sabe sacar provecho de esos datos.

En paralelo, ocurre que para las empresas todo fue ganancia. La participación de las compañías en el PBI fue progresiva y según el informe del CEPA, la ganancia en la distribución del ingreso fue del 5,3 por ciento entre 2016 y 2022.

ESCUCHÁ
LA PASTILLA

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si querés recibir GAMERA podés mandar un
  WhatsApp al +54 9 2901 502990 o hacer click acá

MÁS ARTÍCULOS

SUMATE A LA COMUNIDAD GAMERA AYUDANOS A CRECER

SUMATE A LA COMUNIDAD GAMERA
AYUDANOS A CRECER

× Gamera en tu Celular